Si cuando acudimos a una entrevista de trabajo cuidamos hasta el último detalle de nuestra presencia y vestimenta para dar una primera impresión positiva… ¿Por qué no hacer lo mismo con las casas que estamos interesados en vender y/o alquilar? Grosso modo, esta es la misión que tenemos los home stager: presentar de la forma más atractiva posible, mediante la decoración y el acondicionamiento de los inmuebles, las propiedades que buscan nuevos residentes.

El ‘Home Staging’ es una de las estrategias de marketing inmobiliario que mejores resultados está reportando en la actualidad en España. Son técnicas relativamente nuevas en nuestro país pero ya somos un importante número de profesionales los que llevamos a cabo estas acciones que tienen como objetivo convertir en un caramelo apetecible para el potencial comprador/ inquilino.

¿En qué se materializa esta ‘teoría’? Se estarán preguntando algun@s… Pues bien. El primer paso consiste en visitar el piso o el apartamento para ver en qué estado se encuentra y tras este especie de diagnóstico elaboro una hoja de ruta en relación a qué modificaciones se pueden realizar sin entrar en demasiadas complejidades. ¿Un ejemplo? Desde eliminar efectos personales de las estancias a comprobar que todo esté recogido, mejorar la iluminación para que la vivienda parezca más luminosa, mejorar el mobiliario (en mi caso me gusta mucho darle una segunda oportunidad a muebles en desuso, lo que dota de especial encanto a cualquier habitación), arreglar pequeños desperfectos, etc.

Home staging mejora el  ‘look ‘ de tu vivienda, objetivo conseguir un precio de venta o de alquiler mas alto.

¿Esto va a suponer un gasto para el cliente? El coste que acarreen estos cambios propuestos por el home stager profesional suelen ser bastante modestos. Además, jamás debería verse como un desembolso económico, sino más bien como una inversión. Es decir, es como comentábamos al comienzo, como aquella persona que se compra un traje sastre y una camisa blanca para ir a encontrar un empleo: aumentan así las posibilidades de acceder a oportunidades laborales interesantes y, por tanto, el ticket de compra acaba siendo rentable (es el conocido término ROI, ‘return on investment’). La aplicación en el ámbito inmobiliario es la misma, solo cambian los factores: mejoramos el ‘look’ de una casa para conseguir un precio de venta o de alquiler más alto, disminuyendo el ‘regateo’ –la negociación– que tanto caracteriza a los compradores del siglo XXI.

El ‘Home Staging’ llega importado de los Estados Unidos, donde prácticamente el 75% de las residencias que están en venta o alquiler pasan antes por la varita mágica de profesionales como yo, de una especie de ‘estilistas inmobiliarios’. Poco a poco esta técnica va siendo más conocida en la Península por los excelentes resultados que está cosechando.

En vuestro caso, amigos lectores, ¿conocíais ya esta estrategia de marketing inmobiliario? Si es así, ¿qué os parece? ¿Os plantearíais recurrir a ella para dar más pronta salida a algún inmueble que queráis rentabilizar?

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit